Veinte años no son nada.

Veinte años no son nada

21 de marzo de 2009, podría ser un día como otro cualquiera, sólo con la salvedad que le abrimos la ventana a la primavera, pero a los que abusamos de buena memoria, no se nos pasa por alto, que tal día como hoy, de hace veinte años, pasaría algo que nos marcaría para siempre nuestras vidas; la primera salida procesional de nuestra Hermandad.

Cuando los relojes marcaban el mediodía, y se abrían de par en par las puertas de la iglesia, y El Cerro plantaba su Cruz de Guía en la calle, no sólo se abrió aquella puerta, si no que se abrieron todos los corazones de los que allí estábamos, corazones que latían desbocados esperando que aparecieran el Hijo del carpintero y su bendita Madre.

Al poner el primer nazareno sus pies en la calle, el anhelo de tantos años se veía cumplido, reflejado en tantas lágrimas derramadas, en tantas promesas cumplidas, en tantas emociones desbordadas.

Aquel día El Cerro se iba a Sevilla, a demostrarle a la tierra de María Santísima el amor de un barrio por su Cristo y su Virgen.

Un mar de terciopelo burdeos, que llegaba desde los arrabales antiguos de Sevilla, inundaba cada rincón, cada esquina, cada calle del centro histórico de la ciudad, demostrando que se puede ser una hermandad seria y a la vez de barrio, aunque algunas  plumas  afiladas  y malintencionada  estén empeñadas en manchar nuestra blanca capa.

El Cerro desde hace veinte años, no pasa, ni llega, ni se va, El Cerro desde hace veinte años se queda indeleble, El Cerro desde hace veinte años se queda eternamente, El Cerro desde hace veinte años se queda perenne en tu alma y te embriaga de su aroma, su fragancia y su olor a incienso y azahar.2011-12-31 19.27.45

Hay quien no conoce el cielo, hay quien no conoce el paraíso, pues que se venga al Cerro el próximo Martes Santo, que es lo más parecido. Aquí verá al Hijo con su Madre, y junto a Ellos un barrio entregado y desbordado con su Hermandad, un barrio que sabe comportarse como tal y que seguramente los próximos veinte años volverá a impartir veinte lecciones de saber estar cofrade, y todos nosotros que lo veamos.

JOAQUÍN BURGOS LAGOA.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Rincón del pensamiento. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Veinte años no son nada.

  1. Webmaster dijo:

    HE DICHO (como terminan los pregones de Semana Santa).

    Muy emotivo. Tan sólo decirte que yo estuve allí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s