Charlando con… JOSÉ ANTONIO RODRÍGUEZ (PERIODISTA).

José Antonio Rodríguez.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Lo podemos ver cada miércoles en el programa de Tele-Sevilla, Semana Santa de Sevilla junto a Víctor García-Rayo y Esteban Romera y colaborando con El Llamador de Canal Sur Radio. Con tan solo 17 años dio su primer pregón y después han venido unos cuantos más. Es José Antonio Rodríguez.

Defíneme la Semana Santa de Sevilla.

¡Uff!, bien empezamos, es una fiesta con un trasfondo religioso pero en el que obviamente se mezclan muchos elementos y es lo que la hace tan llamativa, el arte, los sentimientos, las emociones, las devociones, los recuerdos familiares, yo creo que es una fiesta en la que está intrínseca muchos otros aspectos de la vida cotidiana. Tiene un fundamento religioso importante pero es capaz de sacar emociones en todos nosotros más que el propio fenómeno religioso. Uno va a la iglesia pero no es lo mismo, por eso te atrapa a creyentes y no creyentes.

¿Cuál es tu primer recuerdo de la Semana Santa?

 El primer recuerdo de la Semana Santa, es un Domingo de Ramos yendo a visitar la Capilla de La Estrella por la mañana, era una cosa que un tío mío procuraba que hiciéramos todos los años, visitar todas las iglesias de Triana y era un circuito que hacíamos por La Estrella, La Esperanza de Triana, El Cachorro y terminábamos en La O y otro es esperando La Borriquita en La Campana.

¿Dónde te encuentras más cómodo trabajando, en la radio o en la televisión?

Me gustan los dos medios. Cuando estudiaba periodismo me propuse tocar todos los palos, me lo preguntaban en la facultad los profesores y yo les respondía que quería hacer de todo. A mí me gusta la comunicación se utilice el canal que se utilice y gracias a Dios hago prensa, hago revista, hago internet, hago televisión y hago radio y ese sueño que tenía se ha cumplido, me está costando pero lo he cumplido y a partir de ahí me encuentro a gusto en cualquier medio no me pregunta el medio pero sí lo que hago en el medio. No te puedo decir cual me gusta más de cada uno.

Si tuvieras que quedarte con un día de la Semana Santa, con cual sería.

Me quedo con La Madrugá, por motivos obvios, sale La Esperanza de Triana que es mi hermandad y con un momento, más que cuando entra la cofradía que me produce mucha tristeza, cuando sale. Si hubiera un momento de mi Semana Santa  sería la calle Pureza hacia las dos y media de la madrugá.

Es verdad que has ido a ver si entrabas de costalero en tu Cristo de las Tres Caídas.

Sí, llevo varios años yendo a la igualá y este año también he ido al palio pero me salgo por altura. Pero seguiré intentando salir debajo del Cristo de las Tres Caídas, yo soy muy perseverante y cuando me empeño en algo, no quiere decir que lo vaya a conseguir pero por dejarlo de intentar, por mi parte no va ha quedar y sé que si no ha sido los años anteriores pues será otro y si no pues no pasa nada. En mi caso sólo saldría en mis hermandades no iría a ninguna hermandad a quitarle el sitio a nadie por que conozca al capataz.

Diste tu primer pregón con 17 años, además del de Las Glorias, el de la Juventud de la Esperanza de Triana, el de la Juventud cofrade de Triana, ¿es un calentamiento para el de Sevilla?

De pequeño me hacía mucha ilusión ver el pregón, lo veía como un sueño, pero conforme pasa el tiempo no te voy a decir, que me haya dejado de interesar, pero no me preocupa por que hay mucha gente más preparada que yo y después no creo que tenga la edad ni la madurez suficiente ni la experiencia para dar el pregón de la Semana Santa de Sevilla. Yo sé que hay gente que su ilusión es dar el pregón, pero a mí no me preocupa también por que no tengo tiempo ni para pensar en eso. Hay gente que se le va la vida en dar el pregón pero a mí no me preocupa.

Profesionalmente que significa para ti Víctor García-Rayo.

Es mi maestro, es la persona que apostó por mí desde primer momento. Yo intuí que lo haría desde el momento que entré a trabajar de becario en la antigua Sevilla Televisión, él era jefe de informativo y yo entré en los informativos. Yo intuí que mi forma de trabajar le gustaba por la disciplina y la constancia. Al saber que era cofrade me pidió que participara en el programa de Semana Santa y ya han pasado siete años y sigo a su lado y sigo aprendiendo todos los días. Ha sido mi maestro y mi mentor.

¿Cómo surge la idea de hacer una empresa que personalice los caramelos con los escudos de las hermandades?

Al margen de ser periodista, yo soy una persona muy inquieta que le gusta emprender cosas. Estaba con unos amigos intentado emprender algo para la ciudad. Era como una especie de tienda pero con etilo. Hablando de estilo salió que mala sensación da un nazareno perfectamente uniformado dando caramelos del Carrefour o de Supersol y dijimos que nadie se ha planteado dar caramelos acorde con el estilo de las hermandades y en ese debate dijimos de hacerle a nuestras hermandades caramelos con su escudo para que los vendan ellas y se lleven parte del beneficio. Se las presentamos a nuestras hermandades, a La Esperanza de Triana, a Los Gitanos hasta que el boca a boca empezó a funcionar y nos planteamos, a tenor de la demanda que estábamos teniendo, hacer una cosa seria y contactamos con una diseñadora, con fábricas de caramelos por toda España, por que queríamos como un terrón de azúcar de los antiguos. Y así surgió en una conversación sobre los estilos. No los vendemos a las tiendas, se los vendemos a las tiendas.

¿Por qué se ha formado tanta polémica con las setas de La Encarnación?

Pues por que Sevilla es una ciudad patrimonial y enamorada de sus tradiciones y  de su arquitectura y a lo mejor un edificio tan sumamente vanguardista en un contexto tan sumamente clásico como La Encarnación pues yo creo que rompe. Al margen de lo estético también ha generado polémica en el plano económico ya que se presupuesto en cincuenta millones de euros y va por el doble. Si la Semana Santa vive de la estética la verdad es que no acompaña.

¿Qué te pareció la primera salida de la hermandad del Sol?

Tiene una manera de comportarse en la calle ejemplar para lo joven que es y aparte de su comportamiento, todo lo que rodea a la hermandad que no a la cofradía, es una hermandad muy activa y si ir a La Catedral es un premio yo creo que El  Sol se lo merecía.

De todos los reportajes e historias que has contado, ¿Cuál es la que te ha sorprendido más?

Hay dos, el primero que hice, el de la leyenda del Gran Poder de un tal Araujo. Su proceso de ejecución fue tan natural, tan desde la ignorancia, por que yo no tenía ningún dato, yo sabía que era que el Gran Poder había ido a un taller pero no tenía ningún dato. Lo que hice fue coger el autobús y plantarme en el taller, que me sorprendía que siguiera existiendo y allí tirando del hilo se contó la historia. La verdad que fue muy emotivo por ser el primero y por tener una preparación muy inocente y el del Cachorro del Cementerio está claro que ha sido una de las grandes leyendas de Sevilla que con el reportaje quedó absolutamente desmontada.

¿Qué te parece que no saquen entradas a la venta para ver el pregón?

Creo que es alejar el pregón del pueblo. Yo entiendo la cantidad de compromisos que tiene el consejo con las hermandades a las que hay que darles entradas, con las instituciones, con el pregonero, yo entiendo lo difícil que debe ser administrar tan poco espacio para tantísima gente pero sí  es verdad que poner una serie de entradas a la venta testimonialmente  tenía su simbolismo, era dársela al pueblo que es el sujeto de la Semana Santa y comprendo al consejo que esto le ha generado una serie de problemas con los reventas, yo creo que se debe de buscar otra fórmula que la aleje de los reventas y se acerque al pueblo.

¿Qué crees que le falta y le sobra a la Semana Santa de Sevilla?

Le sobra los impresentables que se acercan al fenómeno de la Semana Santa buscando una atracción hasta cierto punto divertida, no estoy diciendo que todo el que vaya a ver un paso tenga que ser religioso, ir a misa todos los domingos y comulgar. Pero sí le sobra todo aquel que está viendo una cofradía y está incordiando y molestando. Tiene un sinónimo que es maleducado, creo que le sobran los maleducados y no saben estar. ¿Y qué le falta?, creo que tiempo. Es muy completa cuando sales fuera te das cuenta de las carencias que tienen las hermandades, los ayuntamientos. A la Semana Santa le falta muy pocas cosas.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Charlando con... (entrevistas). Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s