Para olvidar.

Llevo un rato sentado en el ordenador y no sé que escribir, no sé como expresar lo que siento, no sé como expresar el mal cuerpo que se me ha quedado, lo que debería ser una resaca gozosa es una mezcla de enfado e impotencia.

Muchas lágrimas malgastadas, esas lágrimas que en otras ocasiones eran de alegría y euforia, este año se convirtieron en rabia e impotencia. No me vale eso de “hasta el año que viene”, y si el año que viene pasa lo mismo, y si el año que viene, por cualquier motivo, yo no pudiera estar. Bien es cierto que queda menos de un año, pero este casi año que falta se hará eterno, se hará mas largo con lo que ha pasado este año.

Tantas caras de desilusión, tantas caras desencajadas por el dolor de no poder salir, tantos sueños hechos polvo.

Pero bueno, habrá que quedarse con la parte positiva, con San Gonzalo por el Puente de Triana, con La Paz por La Plaza de España, con La Borriquita a la salida de La Catedral, con San Bernardo por la estrechez de la calle Fabiola, con La Estrella en la revirá de Rioja a Velázquez, con los Despojos por Castelar, con la salida del Tiro Línea, con La Sed por la calle Cardenal Lluch, con la salida del Baratillo, con el Museo en la calle Alfonso XII o con la salida de Las Penas de San Vicente, algo es algo.

En fin, será hasta el año que viene, no queda otra.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Rincón del pensamiento. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s