De San Pablo al Cerro.

Es tiempo de Cuaresma, de cultos, de besamanos y besapies, de Vía Crucis. Y cuando te coinciden varios actos te tienes que multiplicar como los panes y los peces para estar en los que te apetecen ver.

Ayer fue el Vía Crucis del Señor Cautivo y Rescatado del Polígono de San Pablo. A eso de las 20:30 horas se abrían las puertas de San Ignacio de Loyola para ver salir a su Cristo. Con su túnica morada recibía a sus muchos fieles para darse un paseíto por el barrio. Tuve el honor de poder arrimarme a sus andas y llevarlo un ratito, siento una especial devoción por esta hermandad, por su Cristo y su Virgen.

Del Polígono al Cerro, donde me esperaba mi Cristo para, también en Vía Crucis, repartir amor y cariño por mi barrio.

Un solemne acto, llevado a cabo con gran respeto por los presentes, recorrió algunas calles del barrio, Afán de Ribera, Francisco Carrera Iglesia, Lisboa, Galicia, Párroco Antonio Gómez Villalobos y Nuestra Señora de los Dolores.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Al pasar por la calle Lisboa, me llegué a emocionar, ya que se paró justo delante de la casa donde viví mis primeros años de vida, en el número 141, viniéndome a mi memoria los pocos recuerdo que tengo de aquella época.

Gracias a mi amigo José Andrés, con quien compartí trabajaderas debajo de mi Cristo del Cerro, por las fotos.

En fin, que la espera ya está terminando y que los días grandes están a la vuelta de 22 días.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Rincón del pensamiento. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s